#Issue 13. ¿Realidad o ficción?: Escultura Hiperrealista.

Desde que el arte es arte y, sobre todo, desde que Aristóteles asentara las bases de cómo lo concebimos en el siglo IV a.C. su definición pasa desde sus inicios por ser puramente mímesis, es decir, imitación. Pasan los siglos y en el corazón mismo de las reflexiones sobre qué es y cómo debe ser el arte no se abandona esta reflexión ya que, al fin y al cabo, ¿qué puede haber más perfecto que la naturaleza como objeto a imitar? El ejemplo más claro que se cita es el de los bodegones barrocos, que no solo nos muestra la realidad sino también una realidad nada edulcorada, marcando un antes y un después en la historia del arte. Ya era hora de que “lo feo”, la fruta podrida pasase a formar parte del canon. Cuando surgió la fotografía se zanjó el problema de dilucidar cómo hacer esa representación perfecta, puesto que ahora es posible plasmar objetos y personas de forma idéntica. Poco después, a la historia de la estética ya sólo le queda la opción de polarizar sus intereses entre la mímesis y un nuevo concepto: la originalidad.


En pleno siglo XX ya pasadas las primeras vanguardias ya se ha visto de todo: desde el más puro arte representativo hasta las expresiones más alocadas y, en definitiva, lejanas a lo que históricamente se conocía como arte figurativo. Y como sucede con la ropa y las modas, todo lo que se va en algún momento vuelve, transformado pero vuelve. Así en los años 60 coincidiendo con una nueva oleada de movimientos vanguardistas en distintas disciplinas del arte surgió el Hiperrealismo en el mundo de la pintura, tratando de buscar una mímesis aún mayor que la fotografía pero con pintura. O lo que es lo mismo… llevar la técnica a un extremo no concebido anteriormente. Y lo que sucedió en pintura pronto pasó al campo de la escultura.


Untitled (Kneeling Woman), 2015. © Sam Jinks

Hace un día que ha finalizado una de las exposiciones que más han dado que hablar en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, que estaba precisamente dedicada a la escultura Hiperrealista haciendo un repaso a sus 50 años de historia a través de 36 piezas de 26 artistas, alguno de ellos los más insignes representantes del movimiento como George Segal, Duane Hanson y John DeAndrea. En “Escultura hiperrealista 1973-2016” el leit motiv ha sido claramente el cuerpo humano, ya que todas las secciones de la sala BBK lo han tomado como protagonista. Esta retrospectiva, aunque terminado su paso por España, deja en el aire varias cuestiones sobre las funciones del arte, así como a miles de visitantes atónitos ante tal... espejo.


#Hiperrealismo #SkinTailors #UniqueSkins

Entradas destacadas
Entradas recientes