#Issue 28: Maravillas llamadas fiordos.

A media hora de casa o al otro lado del planeta. Existen miles de bosques, montañas, mares ríos, ciudades y, en definitiva, espacios fascinantes que conocemos de oídas o que, como es más probable, no conocemos. Están ahí y son muchos más de los que pensamos. Nosotros tampoco los conocemos (aunque nos gustaría), así que nos hemos puesto a investigar para descubrir espacios en los que perderse para hacer con vosotros un breve pero intenso viaje a través del poder de la evocación. Hoy viajamos al corazón de Noruega, la maravillosa consecuencia del deshielo glaciar...


El deshielo de los glaciares es un tema que hoy nos quita el sueño, como es lógico. Ahora bien, los deshielos de hace siglos son los causantes de las peculiaridades geográficas que caracterizan a algunos países como Noruega, Islandia, Groenlandia o Canadá. Sólamente en Noruega hay más de mil, aunque la fama y el renombre pertenece a unos pocos: Nærøyfjord, Sognefjord, Lysefjord y Geirangerfjord, todos en la costa oeste. En el caso de los fiordos noruegos su fama es más que puro renombre: la UNESCO los ha declarado Patrimonio de la Humanidad. Al introducirse tanto el mar en tierra firme llegando a crear incluso cascadas parecen lagos, pero en realidad están constituidos por agua salada. Esta maravilla de la naturaleza que no va de dentro hacia fuera sino al revés tiene además la peculiaridad de que varios fiordos pueden llegar a conectarse entre sí, de tal manera que podemos ir navegando de unos a otros sin necesidad de pisar tierra firme.


Fotografía de Tomasz Furmanek

Y si tan importantes y significativos son los fiordos en un país como Noruega no es sólo por su número y belleza, sino porque lo que simbolizan en la actualidad en relación a su historia: aunque ahora sean uno de los principales reclamos turísticos y se puedan visitar y transitar fácilmente, no hay que perder de vista que en el pasado las montañas y montes de los valles en los que se insertan eran uno de los principales lugares de hábitat y explotación agrícola del que se vivía, y desde luego en unas condiciones (dadas las duras circunstancias orográficas) nada fáciles.


//R.

The Skin Tailors_


Entradas destacadas