Adorarás este ingrediente de la alta cosmética que tienes en casa.

Para variar un poco, hoy queremos hablaros de un ingrediente común en la industria de la alta cosmética que nosotros también utilizamos, uno de esos grandes desconocidos y de los que, a la vez, hemos oído nombrar cientos de veces: el ácido láctico.


En nuestro caso, sabéis que nos gusta poder aplicar las mejores técnicas de laboratorio, puesto que somos farmacéuticos, a los ingredientes naturales para potenciar su efecto. Dicho así, se suele pensar que los ácidos que se usan generalmente a la hora de formular productos de alta cosmética son compuestos de laboratorio artificiales y dañinos para la piel. A veces sí, y muchas otras veces no, por eso os recomendamos mirar bien la lista de ingredientes de los productos e informaros de qué es cada cosa.

Uno de esos ácidos frecuentes (ya os hablamos del hialurónico en otra ocasión) es el ácido láctico, que sale ni más ni menos que de cualquier producto lácteo en fermentación: leche, queso, kéfir... y hasta de nuestro cuerpo cuando hacemos deporte. De hecho, es el motivo por el que los famosos baños de leche son tan buenos para la piel y que se utilice también como aditivo en la alimentación.


Pues este ácido que incluso se puede generar en tu propia casa es un ingrediente que se suele utilizar en concentraciones pequeñas sobre todo en los sérums y cremas faciales por sus beneficios para la piel, que son los siguientes: actúa tanto en la superficie como en la capa más profunda, en la que ayuda a estimular la producción de colágeno y elastina, manteniendo la elasticidad de la piel. Es decir: actúa como un potente antiaging ya que ayuda a prevenir y estirar las arrugas. Además, ayuda a mantener las ceramidas y los lípidos de la piel, agentes que precisamente mantienen una buena hidratación. Actúa como un exfoliante a pequeña escala, potenciando el ciclo de regeneración de la piel y regenerando la que ha sido afectada por el sol. Sus propiedades a la hora de reparar y actuar reteniendo la hidratación lo convierten en muy recomendable para pieles secas y dañadas.


//FEATURED PRODUCTS_

// Treatment 03 (Sérum facial)

Como ya os adelantábamos, el ácido láctico es especialmente recomendable para un producto como el sérum facial, sobre todo cuando se conjuga con el hialurónico. Solemos pensar que con las cremas hidratantes mantenemos la hidratación de nuestra piel, pero para llegar a las capas más profundas se han diseñado los sérums, capaces de actuar en las redes lipídicas y de mantener el color y el aspecto aterciopelado todo el día.

#ácidoláctico

Entradas destacadas