El plus que hemos añadido al agua micelar.

Como ya os hemos contado en más de una ocasión, la limpieza del rostro es fundamental para mantener la piel sana. Los productos que se han venido usando en las últimas décadas y que seguramente tú también has utilizado son las cremas limpiadoras y los jabones, aunque desde hace pocos años un nuevo producto se ha puesto de moda, siendo una de las búsquedas más frecuentes en Google del pasado año: "¿qué es el agua micelar?". Hoy hablaremos del producto rey en limpieza facial de los últimos tiempos.


¿Era necesario un nuevo producto o es solo una moda? Definitivamente, la cosmética avanza como avanza la ciencia y el agua micelar posee una ventaja evidente que no poseen ni las leches limpiadoras ni los jabones: en su formulación no hay alcoholes, ni parabenos ni jabones, por lo tanto es el producto más sano para la piel que actúa directamente sobre las impurezas y además hidrata, pero no reseca ni aporta más grasa de la necesaria.


En la base de su formulación está el agua, simple y llanamente. El secreto: posee una fuerte concentración de moléculas llamadas micelas que funcionan como un imán para las impurezas, atrayéndolas. Por ello basta con echar un poco de agua micelar en un algodón y dar toquecitos contra nuestra piel, ello atrae la grasa, la suciedad, el maquillaje, el polvo o cualquier resto que pueda encontrarse en nuestra piel.


Como era de esperar, el agua micelar no podía faltar entre nuestros productos, los básicos para mantener la piel sana e hidratada, al que hemos tratado de aportar un plus añadiéndole dos ingredientes clave: ácido cítrico y aloe vera. El ácido cítrico, del que ya os hemos hablado, ayuda a regular el PH de la piel, la hidratación y la producción de colágeno. El aloe vera, ingrediente natural por todos conocido cuyas virtudes son muchas, además de hidratante es regenerador, antiinflamatorio y poseedor de propiedades astringentes.


Entradas destacadas