1954, la cifra que tus manos no olvidarán.

Uno de los productos más especiales y cuya formulación lleva tras de sí una gran historia es la crema de manos 1954. Los creadores de Skin Tailors, de padres farmacéuticos, han querido honrar su legado comercializando la crema de manos que su padre creó especialmente para las manos de su madre, hace ya varias décadas. 1954 está especialmente diseñada para las manos que se resecan y buscan toda la hidratación y suavidad con la que nos cuidaría nuestra familia.



Entre sus ingredientes se encuentra el rabo de gato o sideritis, una planta cuyas propiedades se conocen desde bien antiguo, tanto para dolencias y enfermedades del aparato fonador como para la piel. Sus favonoides y taninos poseen propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes. Por otro lado encontramos la urea, cuyos beneficios a la hora de mantener la hidratación creando una capa protectora también han sido parte del acervo popular desde tiempos remotos, al igual que la caléndula, planta que vemos muy a menudo y que no por ello deja de ser muy beneficiosa para nuestra piel, hasta el punto de que los antiguos egipcios ya la utilizaban para cicatrizar y desinfectar heridas.


En esta combinación de ingredientes naturales en busca de una hidratación profunda no podía faltar el aceite de oliva, ingrediente omnipresente en nuestra dieta, cuyas propiedades para nuestra piel solemos olvidar: no solamente es hidratante, sino que también es cicatrizante y aporta vitamina E y K, combatiendo el envejecimiento de la piel.


Una apuesta segura para acariciar este invierno con toda la suavidad del mundo.






Entradas destacadas