#Issue 25: Donde viven los dioses.

A media hora de casa o al otro lado del planeta. Existen miles de bosques, montañas, mares ríos, ciudades y, en definitiva, espacios fascinantes que conocemos de oídas o que, como es más probable, no conocemos. Están ahí y son muchos más de los que pensamos. Nosotros tampoco los conocemos (aunque nos gustaría), así que nos hemos puesto a investigar para descubrir espacios en los que perderse para hacer con vosotros un breve pero intenso viaje a través del poder de la evocación. Hoy el viaje es real y literario. Coged las maletas que viajamos al lugar donde viven los dioses...


Cuando aún no existían los hombres, ni el tiempo y el espacio, los dioses se enfrentaron a los titanes por la supremacía del cosmos. Estos últimos eran los hijos de las fuerzas telúricas, pero algunos dioses -encabezados por Zeus- se rebelaron contra su padre Cronos, quien estaba destinado a ser derrocado por su hijo, motivo por el que los iba devorando a todos. Se repartieron el orbe de tal manera que, cielo, aguas e infierno ya tenían quien los gobernara, el lugar de residencia oficial pasó a ser el Monte Olimpo, razón por la que a la plana mayor de dioses griegos se les conoce como dioses olímpicos.


El Monte Olimpo en realidad ni si quiera es un monte, sino una cadena montañosa situada en la región de Macedonia. El Olimpo (que significa 'luminoso') es el monte más alto de esta cordillera (2.917 metros), declarado patrimonio natural de la Unión Europea como reserva de la biosfera. Más por lo que representa naturalmente que por su fama legendaria, es una de las cimas del país con más reclamo para los montañeros. Normalmente se tardan dos días en llegar a la cima, haciendo noche en un encantador refugio. En el monte se encuentra, además, una importantísima reserva forestal además de un pueblo a sus pies que no debéis dejar de visitar si os animáis con este viaje: Litójoro. La ubicación de estos montes junto al mar los convierte en un espacio más especial si cabe, ya que es una maravilla sentarse a tomar algo y poder ver a la vez el golfo Termaico y el Monte Olimpo.


//R.

The Skin Tailors_

//FEATURED PRODUCTS_

//Love your Body.

Lo que cualquier dios olímpico hubiese deseado es una crema corporal Love your Body, cargada de sensaciones como la nuestra, hecha con flores como la malva, la milenrama y camomila, además de con plantas como el avellano de bruja, la caléndula y el rabo de gato.


Entradas destacadas