#Issue 54: Las mujeres que cuidan una parte del fin del mundo.

No suele ser precisamente por motivos alegres cada vez que vemos una noticia relacionada con el medio ambiente, por norma general. Pero a veces hay excepciones como la de hace unos días, cuando nos enteramos de que literalmente casi en el fin del mundo hay un grupo de personas preocupadas y volcadas por salvar la tierra de forma absolutamente voluntaria y al margen de organismos. No es que sea ilegal, es que casi en la Patagonia, más en concreto al sur de la Península de Tierra de Fuego en Chile existe un bosque llamado Karukinka, una llanura patagónica a cargo de varias personas pertenecientes a la Wildlife Conservation Society (WCS), concretamente es de Bárbara Saavedra. Suerte que la propietaria sea ahora una ONG y que la líder de sus "terratenientes" sea también una gran ecóloga.

Karukinka es más grande, pero esta asociación se encarga de casi 300.000 de sus hectáreas. Después de que una compañía maderera explotara este espacio y de que acabara en manos de Wall Street cuando la compañía quebró, fue donada a la WCS como si fuese cualquier otra propiedad privada. Hoy es la cabeza de lanza de un fenómeno que se está extendiendo por Chile y que tiene que ver con el afán de conservación del medio ambiente por voluntad propia de personas que se encargan de sufragarlo.


A Karukinka no llega ni el transporte público ni el privado, porque de hecho todavía no existe ni carretera que llegue hasta allí. El parque está abierto a quien quiera visitarlo y hacer alguna de sus rutas, claro que sí, pero -por ver un ejemplo- el hecho de que esté vigilado sólamente por ocho guardas sin vehículo propio es sencillamente una consecuencia más de que casi no existan subvenciones del gobierno para su conservación.


Pura casualidad, pero coincide que la gran mayoría de personas que trabajan allí y se encargan de la conservación de este espacio sean mujeres. Hasta hoy este parque se encuentra en un ecosistema aún intacto, aunque en él viven especies amenazadas que, de no ser por sus cuidados, ya habrían desaparecido.


//R.

The Skin Tailors_









Entradas destacadas