#Issue 56: El arco iris que vive en un lago.

A media hora de casa o al otro lado del planeta. Existen miles de bosques, montañas, mares ríos, ciudades y, en definitiva, espacios fascinantes que conocemos de oídas o que, como es más probable, no conocemos. Están ahí y son muchos más de los que pensamos. Nosotros tampoco los conocemos (aunque nos gustaría), así que nos hemos puesto a investigar para descubrir espacios en los que perderse para hacer con vosotros un breve pero intenso viaje a través del poder de la evocación. Esta semana seguimos dejándonos seducir por los lugares donde el color es el protagonista de nuevo...


La Gran Fuente Prismática o 'Grand Prismatic Spring' es una más de las maravillas que se pueden visitar en el parque Yellowstone (EEUU) y además la fuente termal más grande de Estados Unidos. Al encontrarse en la zona oeste del país tardó mucho en ser explorada. Osborne Russell, un explorador de los primeros en admirarse ante las maravillas de Yellowstone, un buen día se topó con un lago... algo más que peculiar: en el se encontraba el arco iris. Pero no sólo eso, sino que estaba literalmente hirviendo. Este lago de 90 metros de diámetro en su centro era y sigue siendo profundamente profundamente azul y según te acercas a sus orillas se va pareciendo al arco iris.


Osborne Russell fue el primero que sepamos en documentar la que se ha llamado la Gran Fuente Prismática, que se sitúa en lo más alto de un montículo de caliza con 50 metros de profundidad y emito una cantidad de vapor equivalente a más de 2.000 litros de agua por minuto. En este lago existe una biopelícula de bacterias termales que hacen que veamos diferentes colores que van del azul, pasando por el verde al rojo dependiendo de la temperatura. Precisamente el azul del centro tiene que ver con la altísima temperatura, que impide que allí viva ninguna bacteria y que, por lo tanto, no se vea ningún color. Lamentablemente no se puede ver en tierra sino sobrevolándolo.



//R.

The Skin Tailors_





//FEATURED PRODUCTS_

//Orange Time.

Y no es como el arco iris, pero nuestro exfoliante corporal Orange Time, es de color naranja intenso. Además de exfoliar muy suavemente la piel con su granulado tipo azúcar, se caracteriza sobre todo por sus propiedades hidratantes y su acabado nutritivo como de aceite. Está hecho con aceite de almendras dulces, aceite de zanahoria, de girasol y hasta semilla de zanahoria entre otros.


Entradas destacadas