El secreto de la crema de manos estrella.

Sobre todo en esta época, pero no solo cuando el frío es extremo, sentimos que nuestras manos necesitan un extra de hidratación que no nos llega con una crema hidratante. Nos vemos obligados a aplicarnos algún producto varias veces al día, y especialmente cuando trabajamos con agua, productos nocivos o sencillamente al aire libre. Por eso uno de nuestros productos, con una larga historia tras de si, está pensada para ser mucho más que una crema de manos hidratante.


Al descender de una familia de farmacéuticos, nos fijamos en una crema que nuestro padre formuló para los problemas de deshidratación en las manos de los trabajadores. Hoy podemos sentirnos muy orgullosos en Skin Tailors de poder ofrecer a todo el mundo nuestra Andrea's, un cúmulo de los mejores y más hidratantes ingredientes que nos ofrece la naturaleza.


Como muchas veces os contamos, que una planta o flor sea "frecuente" no quiere decir que sea menos efectiva. Estamos pensando concretamente en el rabo de gato o la camomila, esas plantas que hemos visto a lo largo de toda nuestra vida en los pueblos. El primero de ellos tiene unas propiedades increíblemente antiinflamatorias y cicatrizantes, y la camomila posee propiedades suavizantes y calmantes, por lo que suponen un combo de 10 para las pieles sensibles. A ello hay que sumarle el alcanfor (analgésico y antiinflamatorio), el extracto de acmella oleracea (antiarrugas), y el extracto de garra del diablo y de árnica montana (antiinflamatorio).


Por otro lado, hemos utilizado en su formulación otros ingredientes que, aunque cada vez se ven más en el mercado, su procedencia es muy diversa e increíblemente efectiva a la hora de hidratar: la manteca de karité y el aceite de argán. Ambos ingredientes son en la actualidad los componentes naturales en la lista de los más hidratantes que se pueden utilizar en cosmética.


Pero la clave de la composición está (además de en otros ingredientes como la vitamina E o el aceite de glicerina de soja) en la urea. Este ingrediente, cada vez más utilizado, es el encargado de impedir que la piel pierda agua y que se descame. Todo un esencial si nuestras manos están expuestas al frío o al agua, ya que con una hidratación habitual no basta.



Entradas destacadas